Facebook Instagram Youtube Youtube Web Oficial de la Catedral de Sevilla Único Sitio Oficial

DEL 12 AL 23 DE JUNIO LA INSTITUCIÓN COLOMBINA CELEBRA CON UNA EXPOSICIÓN, EL DÍA INTERNACIONAL DE LOS ARCHIVOS

HISTORIAS COTIDIANAS DE SEVILLA Y SU IGLESIA

Selección de documentos de los ss. XIX-XX

Este año, la Institución Colombina se une a la celebración del Día Internacional de los Archivos (9 de junio) con una exposición singular respecto a las anteriores. Estará abierta del 12 al 23 de junio de 9:00 a 14:00 horas y los días 14 y 15 de junio, también de 16:30 a 19:30 horas.

No se mostrarán documentos antiguos ni de especial relevancia histórica o artística, sino que nos detendremos, sobre todo, en el más simple y común: la carta, y a través de ellas nos acercaremos a personas, historias y lugares sevillanos cotidianos de nuestro pasado más inmediato.

La carta es el documento más extendido a lo largo de los siglos porque no es exclusivo de ningún país, cultura, grupo social o institución. Ha estado presente en grandes y pequeños acontecimientos, en textos oficiales -eclesiásticos y civiles- y particulares (las llamadas cartas “familiares”), y en los últimos tiempos ha ido adquiriendo cada vez más relevancia como fuente documental.

Entre los miles de cartas conservadas en los distintos fondos y secciones de los Archivos Capitular y Arzobispal de Sevilla, hemos hecho una pequeña pero variopinta selección, junto a otros documentos, fechados todos ellos entre finales del siglo XIX y comienzos del XX. Sus remitentes son particulares e instituciones y su contenido es absolutamente diverso. En ellos late la vida de la ciudad y de su Iglesia, y a la par que nos cuentan una historia, podremos ver la diversidad de formatos que se conservan en un archivo y las distintas fases del proceso de comunicación.

Junto a las cartas se exponen otros documentos como los ya perdidos B(esa) L(a) M(ano) o el papel de luto. Además de los originales, en su mayoría manuscritos y autógrafos -pero también heterógrafos y mecanografiados-, podemos ver borradores, libros copiadores y registros. Unos se conservan sueltos, otros forman parte de expedientes y algunos van acompañados de croquis o dibujos que también son expuestos. Por último, ciertos casos se han complementado con una imagen o una publicación alusivas a su contenido.

Todo esto se ha sintetizado en tres expositores. El primero recoge una breve muestra de la relación de la Iglesia hispalense con la ciudad. El segundo, más amplio, nos cuenta diversas historias cuyo escenario es la Catedral y su entorno, y el tercero está dedicado a conocidos estudiosos de los fondos capitulares. El conjunto nos va revelando esa vida cotidiana de la ciudad a la que no es ajena, en absoluto, la Iglesia y que va más allá de las celebraciones y festividades religiosas. Algunas historias siguen repitiéndose, con las variantes propias de cada época, y otras ya sólo nos permiten conocer, o reconocer, una Sevilla que no hace tanto que pasó.

COMPRAR
ENTRADAS