Conservación
La Catedral de Sevilla destina aproximadamente un quince por ciento de su presupuesto a la conservación, restauración y a los inventarios de los Bienes Muebles de su Patrimonio Histórico-Artístico

La Catedral de Sevilla destina aproximadamente un quince por ciento de su presupuesto a la conservación, restauración y a los inventarios de los Bienes Muebles de su Patrimonio Histórico-Artístico. Esta inversión atiende a las necesidades más urgentes en pinturas, esculturas y retablos; orfebrería, ornamentos, libros de coro, vidrieras y mobiliario.

El estado de conservación de las obras, su valor patrimonial y los proyectos del cabildo determinan la programación de las actuaciones, anuales o bianuales. El cabildo sufraga la totalidad de la actuación y, en ocasiones, la restauración de una obra concreta requiere la firma de convenios específicos con otras instituciones.

Quedan todavía proyectos que no han podido llevarse a cabo. La restauración de la colección de retratos de la catedral de Sevilla y de la Biblioteca Colombina terminada recientemente, ha permitido recuperar obras de notables pintores sevillanos de los siglos XVII al XX: Álvaro de Valdés, Joaquín y Valeriano Bécquer, Manuel Cabral Bejarano, Luis Jiménez Aranda, Antonio María Esquivel, Salvador Sánchez Barbudo, Virgilio Matoni o Eduardo Cano de la Peña, entre otros.

 

Entre las pinturas restauradas en la última década han de citarse Procesión celebrada con motivo de la consagración de la parroquia del Sagrario en 1662, la tabla italiana La Virgen del Pópolo, La Asunción de la Virgen atribuida a Valerio Castelli, un lienzo de San Pedro atribuido a Seghers, el Ángel de la Guarda de Bartolomé E. Murillo o la Dormición de la Virgen de Marcelo Coffermans. En el contexto de estas actuaciones la recuperación del dibujo del Monumento de Semana Santa, realizado por Lucas Valdés, Virgen con el Niño y ángeles del Palacio Arzobispal reveló la firma de Alejo Fernández. El Ministerio de Educación, Cultura y Deportes y la Junta de Andalucía han sufragado el trabajo realizado en obras muy significativos por su vinculación con el Santo conquistador de Sevilla: el Pendón de San Fernando, en 1999 y una de sus espadas en 2001. El IPCE, dependiente del Ministerio de Cultura, ha restaurado las portadas más antiguas cuyo programa de conservación preventiva lleva a cabo anualmente la Catedral.

La participación del patrimonio histórico de la Catedral en grandes exposiciones ha permitido una importante inversión sufragada por las instituciones solicitantes y que además incentivó la firma de otros convenios. La restauración del retablo de la capilla de los Evangelistas, obra de Hernando de Sturmio en 1555, fue realizada en los talleres del IAPH según el convenio firmado con la Consejería de Cultura. La intervención integral del retablo de la Purificación de la Virgen de Pedro de Campaña recuperará otra de las obras más significativas de la pintura española de mediados del siglo XVI y está sufragada con los ingresos de la visita cultural (2008-2010).

También los retablos de la capilla de la Virgen de la Estrella y de la las imágenes de la “Cieguecita” de Martínez Montañés se restauraron a expensas del cabildo con los ingresos de la visita cultural.

En lo que se refiere a orfebrería, las intervenciones están encaminadas al mantenimiento del ajuar de culto, con objetivos y plazos que se fijan cada año en el presupuesto correspondiente. Entra las últimas intervenciones realizadas en la colección de textiles debemos mencionar el manto de la Coronación de a Virgen de los Reyes (2004) y los cuatro guiones de los siglos XVIII y XIX restaurados en colaboración con el Ministerio de Defensa (2007-2008). Las vidrieras son objeto asimismo de cuidados constantes. En 1999 el cabildo ha acometido una nueva campaña de restauración y conservación, plurianual, que comprende una nueva protección exterior para preservar estas frágiles obras de la contaminación medioambiental. Este trabajo de restauración comenzó por las vidrieras de Enrique Alemán de la nave central y continua atendiendo prioritariamente las necesidades de estabilidad y conservación en las renacentistas realizadas por Arnao de Flandes, las barrocas de Juan Bautista de León o las neoclásicas de Francisco Gutiérrez (1790).

Los libros corales es otro de los campos donde son precisas las restauraciones y anualmente se lleva a cabo la restauración de un libreto de canto llano. Las intervenciones de conservación en los grandes volúmenes iluminados, los “gigantes”, constituyen otros de los ámbitos de necesaria actuación que tuvo una colaboración inicial con la compañía discográfica EMI que sufragó la restauración del “Gigante nº 4”, que numerosos folios con iniciales historiadas y decoradas por Pedro de Toledo (1428-1434).

×
ENTRADAS TICKETS
×

Accesibilidad

Entradas gratuitas, aseos adaptados, servicio de sillas de ruedas, folletos Braille, servicio de signo-guías... etc
×

Catedral de Sevilla TV

Misas, celebraciones y eventos en directo desde nuestro canal de televisión.